ROSA PADROS I GOMAR

Al fallecer Jaume Padros legó la propiedad a su hija Rosa Padrós i Gomar, que casó con Josep Massana de Sant Hipólit de Voltregá, pasando la propiedad a manos de la familia Massana.