MIQUEL ARBÓS I ORDEIG

Miquel Arbós i Ordeig casó con Rosa Massana i Padrós, propietaria de Mas Gomar, fruto de este matrimonio fueron sus seis hijos: Jaume, Pere, María, Pau, Joan y Rosa.
Jaume y Pau siguieron el oficio paterno de pelaire.
Pere se dedicó a la vida religiosa siendo cura párroco de Sora, Civit, Freixenet y Balenyá.
Tras la muerte de su padre ocurrida entre 1806 y 1810 se abre una serie de disputas para administrar el patrimonio materno, entre ello la heredad del Mas Gomar.
Por el testamento de la viuda fechado en 1806 excluye de la herencia a los hijos con carrera eclesiástica, aunque fue con su hijo Mn. Pere con quien convivió Rosa Massana en Freixenet los últimos años de su vida, administrando éste el patrimonio materno, contra los recelos de sus hermanos, quienes en más de una ocasión le pidieron cuentas de los rendimientos de la hacienda por temor de que retuviera en su poder bienes que con derecho a ley no le podían corresponder. Parece ser que el administrador de los bienes maternos debería haber sido su hermano Jaume Arbós, habitante en Sant Hipólit, pero por hallarse la madre viviendo en la Casa Rectoral de Freixenet con su hijo Mn. Pere, es éste quien le administra sus bienes.